Preparación de una vivienda antes de una reforma

Preparación de una vivienda antes de una reforma

Cuando se considera remodelar es necesario saber cómo preparar una vivienda antes de una reforma, a fin de que todos y cada uno de los objetos y utensilios que se encuentran dentro de ellas estén perfectamente protegidos.

Para llevar a cabo esta tarea se debe trasladar todo aquellos muebles y objetos grandes a un espacio específico, donde no dificulten la realización del trabajo, ello contribuirá a evitar desperfectos y que la limpieza final que debe llevarse a cabo sea mucho más sencilla.

Protección de los objetos

Durante la preparación de la vivienda para la reforma, por lo general, las mudanzas requieren de mucho esfuerzo por ser tan pesadas, estas deben de planificarse para hacerlas más cómodas, no siempre se debe mover todas las cosas, además, es un momento perfecto para salir de todas aquellas que no son de utilidad.

Para resguardar los objetos se deben guardar en cajas de cartón, utilizando aquellos materiales especiales para embalar, puede ser espuma o el conocido plástico de burbuja sobre todo para cubrir aquellos que son más frágiles.

Para los objetos más grandes y pesados se puede utilizar plástico y cinta para sellar, de esta manera se mantendrán libres de polvo y sin daños al momento de trasladarlos, mientras se llevan a cabo las obras.

Traslado y almacenaje

Al pensar en una reforma con toda seguridad, se debe mover las cosas a otro espacio de la vivienda que no entre en las obras que se van a realizar, dejando el lugar en el que se va a trabajar libre para mayor comodidad.

En la medida de lo posible los muebles del hogar deben ser trasladados a algún dormitorio, un garaje, un patio, en el que los mismos estén protegidos durante el tiempo en que se realizarán los trabajos.

Una forma de agilizar el traslado es contratando una empresa de mudanzas, ello representará un gasto extra, pero bien valdrá la pena para agilizar el proceso.

Viajar o permanecer en casa durante la reforma

Si se trata de una reforma general, lo más recomendable es salir de casa durante el tiempo que dure la realización de los trabajos. Si la reforma es parcial, dejando sin funcionamiento los baños y la cocina, lo más recomendable es no quedarse en casa y menos en el caso de que se habite en ella con toda la familia.

El tener que convivir con la reforma que se les realizan a las viviendas no es tarea sencilla, el ruido, la limpieza, la ausencia de servicios básicos, el peligro que puedan representar los materiales que se utilicen, pueden alterar la paz y la tranquilidad.

Si por el contrario se decide permanecer en casa, se deberá entonces contar con una estructura aparte, por lo menos, con un baño y un espacio para dormir, a fin de evitar el estrés ocasionado por el orden alterado durante la reforma de la vivienda.

Proteger los elementos de la casa

Dentro de los consejos para la preparación de la vivienda antes de una reforma, se debe tomar en cuenta la protección con plástico y papel, de todos los elementos que se desean conservar para que el trabajo de la obra no les afecte, suelos, ventanas, puertas, aires acondicionados, otros.

Todas aquellas zonas que no entren en la reforma deben sellarse con seguridad para que no les entre polvo ni escombro.

Además, también es necesario, habilitar un espacios y zonas de paso, para que los obreros puedan circular sin inconvenientes.

Las reformas pueden traer una cantidad de trabajos previos por realizarpara que las mismas se hagan cómodamente, al final el resultado llenará de satisfacción junto con todo el esfuerzo que se llevó a cabo para tal fin.

close
Ah, hola 👋
Un placer conocerte.
Regístrate para recibir contenido genial sobre "Reformas" y "Construcción" en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *