Reformas y energía renovable

Los sistemas de energía renovable están de moda. Los altos precios de la energía en nuestro país y la necesidad de reducir la contaminación doméstica han llevado a muchas personas a reformar e instalar sistemas de energía renovable en sus hogares.

Si bien este tipo de instalación no es barata, el enorme ahorro que conlleva puede amortizar tu inversión en aproximadamente 5 a 7 años (dependiendo de la instalación realizada).

Paneles solares fotovoltaicos

La combinación en una vivienda de la instalación de un panel solar fotovoltaico de 4,5 kW y una batería permite alcanzar una tasa de autoconsumo del 75%, con el consiguiente ahorro en la factura energética mensual.

Al asociarlo a una batería, podemos tener energía renovable durante todo el día y todo el año, incluido el invierno, donde, cuando falta la radiación solar, podemos aprovechar el excedente de verano que se acumula allí para las necesidades.

Hay que tener en cuenta que los paneles solares fotovoltaicos han reducido su precio en un 85%, por lo que se han posicionado como una opción muy viable para la economía y la sostenibilidad doméstica.

En magnitud científica, es la conversión directa de la radiación solar en energía eléctrica. Y es que en un país como el nuestro, con tantas horas de luz al día, el sol tiene un alto potencial como generador de energía.

Paneles solares térmicos

La energía solar térmica permite calentar el agua para diferentes usos y reduce la factura energética al utilizarla para calentar agua hasta en un 70%.

Desde 2007, es obligatorio que todas las casas de nueva construcción estén equipadas con paneles solares para proporcionar agua caliente sanitaria a las casas.

Este tipo de instalación consta de paneles planos (similares a los paneles solares fotovoltaicos), que se ubican en el techo, por los que circula un líquido (a veces directamente agua potable). El líquido se calienta y luego esta temperatura se utiliza para agua caliente sanitaria y calefacción.

Eólica

Incluye la utilización de los recursos eólicos mediante el uso de aerogeneradores de menos de 100 kW. Si su área suele hacer viento, esta es una de las mejores opciones que puede instalar.

Una pequeña turbina eólica puede generar suficiente energía para alimentar hogares de bajo consumo energético. Aunque sí depende del viento, los sistemas de corriente están muy optimizados, son ligeros, silenciosos y eficientes. El sistema más compacto puede generar hasta 5 kilovatios de electricidad y solo necesita una velocidad del viento de 2 metros por segundo para comenzar a generar electricidad, lo que se puede comparar con una persona que camina rápidamente.

Para instalar este tipo de tecnología, se necesita un espacio abierto, como techo, terraza o jardín, para la instalación de generadores y torres. Se recomienda comprobar si existe normativa urbanística en esta zona antes de la instalación, porque estamos hablando de una instalación de pocos metros de altura, que sin duda afectará a la imagen del edificio.

La biomasa

En comparación con el diésel, este nivel de energía puede ahorrar hasta un 66% de energía. El horno o caldera convierte este material vegetal o animal en energía limpia y económica. Debido a la combustión de biomasa, se puede obtener energía térmica para calentar casas y producir agua caliente sanitaria.

¿Qué te ha parecido este artículo? REFORMAS-CONSTRUCCION.COM te invita a seguir navegando por su web para aprender más sobre reformas y construcción.

Reformas-construccion.com

Nuestro equipo redactor especializado en reformas, construcción y decoración publica siempre pensando en explicar e informar a sus usuarios de forma amena y sencilla. Queremos responder a todas las preguntas que os hacéis a diario en esta temática. Recuerda que este contenido es informativo y ante cualquier duda deberás siempre consultar con tu veterinario de confianza. ¡SOMOS LA WEB EXPERTA EN REFORMAS, CONSTRUCCIÓN Y REFORMAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *