Diferencias entre pinturas ¿Mejor al agua, con disolventes o naturales?

Las pinturas son un elemento fundamental en todo tipo construcciones, obras y reformas, pero también en otros campos como el mobiliario o la fabricación industrial a pequeña y gran escala, por ejemplo.

Pero no todas las pinturas son iguales ni tienen las mismas características. ¿Sabes qué tipo de pintura es la más adecuada para cada actividad o necesidad? Si no lo tienes demasiado claro presta atención porque aquí te explicamos las diferencias entre los principales tipos de pinturas disponibles en el mercado actualmente.

Pinturas con base de agua

Las pinturas al agua dominan el mercado de las pinturas de interior y son la opción más popular tanto para el bricolaje como para los trabajos profesionales. Pueden utilizarse en paredes, techos, madera y metal en interiores y exteriores (como puertas de entrada y zócalos) y siguen ofreciendo la durabilidad de las pinturas tradicionales con base de disolvente. Cuando se utilizan pinturas al agua en la fabricación o restauración de mobiliario, se suele recomendar aplicar una imprimación antes de la capa final para favorecer la adherencia entre la superficie y la pintura. Sin embargo, a diferencia de los proyectos que emplean pinturas naturales, no es necesario encerar o proteger los muebles una vez aplicada la capa final.

Las pinturas al agua se han hecho tan populares por muchas razones:

  • La mayoría de ellas son poco olorosas. Esto hace que la experiencia de pintar sea más agradable y mucho más agradable para los niños.
  • Son respetuosas con el medio ambiente debido a sus bajos niveles de agentes químicos y toxinas.
  • Suelen secarse más rápido que otros tipos de pintura. Ya ha habido algún fabricante de pintura base agua que ha conseguido productos que secan en menos de 30 minutos y que permiten aplicar una segunda capa en menos de 1 hora.
  • Muchas pinturas tienen propiedades autonivelantes, por lo que es más fácil conseguir un acabado suave y profesional, sin marcas de rodillos, brochas o pinceles.
  • La limpieza es mucho más fácil. No es necesario utilizar alcohol ni otros productos de limpieza: basta con enjuagar los pinceles y las bandejas en agua limpia y caliente.

Pinturas al disolvente

Hace cuatro o cinco décadas, prácticamente todas las pinturas tenían base disolvente y, tradicionalmente, superaban a las pinturas de base acuosa en cuanto a durabilidad y niveles de brillo. Por esta razón, siempre fueron populares tanto para la carpintería, como para los zócalos y las puertas. Durante la aplicación y el secado, los disolventes se evaporan en la atmósfera, dejando idealmente una película de pintura seca sin disolventes. Sin embargo, cuando estos disolventes se evaporan liberan elementos tóxicos para el medio ambiente y pueden ser perjudiciales para los niños.

Sin embargo, gracias a los avances en la tecnología de la pintura, hoy es posible obtener pinturas al agua que igualan las prestaciones de las pinturas al disolvente.

Aunque la mayoría de las ventajas que ofrecen tradicionalmente las pinturas con base de disolvente también están presentes en las pinturas con base de agua, siguen siendo útiles para pintar en climas más fríos. Debido a su composición química, las pinturas con disolvente pueden utilizarse a temperaturas bajo cero, cosa que no es posible con las pinturas de base agua.

Pinturas naturales

Como su nombre indica, estas pinturas están hechas a base de elementos naturales, como tiza y otros minerales naturales. Las pinturas naturales se han hecho muy populares en los últimos tiemposya que crean un aspecto envejecido y se pueden manipular fácilmente. Por esta razón, son muy populares para la restauración de muebles.

Suelen promocionarse por su capacidad para recubrir la mayoría de las superficies con poco trabajo. Sin embargo, para que el acabado se mantenga con el paso del tiempo necesita aplicarse una cera resistente encima de la pintura que necesita un mantenimiento periódico.

Pero hay que tener cuidado con las pinturas naturales y su encerado: una vez se aplica la capa protectora será imposible volver a pintar la superficie con una pintura a base de agua. Esto se debe a que la cera se resiste a las imprimaciones al agua y, si se intenta lijar, la cera se adentra aún más en la superficie.

También te puede interesar: Diferencia entre pintura acrílico y pintura plástica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.