qué es la red de saneamiento y para qué sirve

Redes de saneamiento: Importancia y funciones

En este artículo vamos a explicar en detalle qué es una red de saneamiento, por qué aparecen, qué necesidades cubren y qué funciones desempeñan. Las redes de saneamiento son elementos que normalmente no vemos y a los que no damos la importancia que realmente merecen, ya que son un elemento fundamental en la sociedad actual y están relacionadas con la calidad del agua y con la gestión y el tratamiento de las aguas residuales.

Qué es una red de saneamiento

Dentro del ciclo integral de gestión del agua, las redes de saneamiento están directamente ligadas con dos conceptos: el alcantarillado, o recogida de las aguas residuales, y la depuración. Es decir, gracias a multitud de elementos como las acometidas de saneamiento , los pozos de registro, los colectores o alcantarillado, etc…, que contribuyen a la recogida de todas las aguas residuales y a llevarlas a las depuradoras, estas aguas serán convenientemente tratadas para lograr la conservación de los ecosistemas acuáticos naturales.

Las redes de saneamiento contribuyen a lo siguiente:

  • Implementar sistemas de alcantarillado para la recogida de aguas residuales y pluviales.
  • Depuración de las aguas residuales antes de verterlas nuevamente al medio ambiente.
  • Disminuir el volumen de agua residual generada mediante medidas de prevención.
  • Reutilizar el agua en los casos en los que sea posible.
  • Proporcionar un entorno adecuado para el desarrollo de nuevas tecnologías y prácticas de gestión del agua residual.

Consecuencias adversas de las aguas residuales

En las aguas residuales urbanas, que son la suma de las aguas residuales domésticas y las aguas residuales industriales, se puede observar que la calidad del agua se ha visto afectada como consecuencia de alguna actividad previa realizada por el hombre, de ahí la necesidad de que sean tratadas previamente antes de ser devueltas al medio natural.

Estas son las principales consecuencias negativas de las aguas residuales:

  • Vertidos a los cauces de grandes cantidades de microorganismos, entre los que podemos encontrar patógenos con capacidad para causar enfermedades.
  • Existe la posibilidad de que se genere una eutrofización de las aguas si el agua vertida lleva grandes cantidades de fósforo y nitrógeno, algo que ocurre habitualmente.
  • Contaminación del agua con productos químicos que,con una alta probabilidad, generan problemas y alteraciones en los ecosistemas fluviales.
  • Residuos contaminantes que quedan acumulados en riberas, orillas y fondos.
  • Aparición de malos olores: se producen por el consumo del oxígeno disuelto debido a la descomposición de la materia orgánica y los compuestos de amoniaco que lleva el agua.

Todos estos efectos adversos son los que se intentan evitar con una adecuada gestión e implementación de las redes de saneamiento.

Importancia de las redes de saneamiento

El agua es un recurso básico para el desarrollo de la vida humana. Sin embargo, el continuo incremento de población, la industrialización, la mejora del nivel de vida y una ineficiente gestión de los recursos existentes, han generado una importante crisis de los recursos hídricos, de ahí que la mayoría de países desarrollados han desarrollado multitud de normativas para proteger los ecosistemas acuáticos y el auténtico valor del agua.

Por todo ello, el acceso al saneamiento se considera un derecho humano básico tal y como queda recogido en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fijados en el

año 2000 por los 192 países miembros de las Naciones Unidas, siendo uno de los objetivos básicos necesarios para mejorar las condiciones de vida de los países en vías de desarrollo.

Tipos de redes de saneamiento

Existen varios criterios a la hora de clasificar las redes de saneamiento; podríamos clasificarlas en función de sus dimensiones interiores, de su forma de transportar el agua (por gravedad, por presión o por vacío), de su sistema de ventilación o por el tipo de agua que transportan.

Dentro de todas, la clasificación más importante es en funcióndel tipo de agua que transportan, así que, en base a este criterio, podemos decir que existen los siguientes tipos de redes de saneamiento:

  • Redes unitarias: transportan dentro de la misma conducción tanto aguas residuales como aguas pluviales.
  • Redes separativas: en este caso las aguas pluviales y las aguas residuales circulan por conducciones separadas, es decir, las aguas de origen doméstico, comercial e industrial (aguas negras) circulan por una red, y las aguas de lluvia son recogidas por otra red independiente.
  • Mixtas o semi-separativas: son similares a las separativas, con la diferencia de que, en este caso, el agua de las bajantes de las cubiertas de los edificios acaba circulando por la red de aguas residuales.

¿Qué te ha parecido este artículo? Ahora ya conoces la definición y el funcionamiento de las redes de saneamiento. REFORMAS-CONSTRUCCION.COM te invita a seguir navegando por su web para descubrir todo tipo de consejos de construcción y reformas.

close
Ah, hola 👋
Un placer conocerte.
Regístrate para recibir contenido genial sobre "Reformas" y "Construcción" en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *